El Mal contra el Bien

Toni Benavente

Un día el Mal se enfrentó al Bien de una manera tan descomunal, que estuvo a punto de matarlo, para por fin acabar de una vez por todas, con aquella ridícula y antigua disputa del Bien contra el Mal. Pero el Mal observó tan indefenso y diminuto al Bien, que pensó que no podía ser muy buena idea matarlo, porque los humanos verían demasiada maldad en el Mal, al acabar con la pequeña e insignificante vida del Bien. Pero también el Mal pensó, que si perdonase la vida al Bien, a lo mejor este, aprovecharía toda su fuerza para acabar con él. Pero no fue así. Lo que sí que ocurrió, fue que las básicas mentes humanas al ver que no se producía tal lucha entre el Mal y el Bien, vitorearon con todas sus fuerzas al Mal, para que golpease y matase al Bien, ya que para estas pobres mentes cúbicas, lo más normal era que el Mal hiciese el mal, mientras el Bien hiciese el Bien, no defendiéndose del Mal. No sé si esto estuvo Bien, pero como siempre triunfó el Mal.